Solsticio oscuro y Bajo la luna azul

Hace tan solo unos meses os presentamos el primer título de la serie Mistery Party in the box con el caso de la mansión Cthullhu. La próxima semana ampliamos la serie con dos nuevos casos y ya tenemos dos más listos para el primer trimestre de 2022. Esperamos que os gusten tanto como a nosotros.

¿Qué es un murder mystery?

En este género deductivo cada jugador interpreta el papel de un personaje con la doble finalidad de esclarecer un misterio y alcanzar simultáneamente sus propios objetivos. La investigación, las negociaciones con el resto del reparto y el intercambio de información son piezas fundamentales para resolver el crimen, pero no hay que olvidar que el asesino es uno de vosotros. No podéis creer todo cuanto os digan, pero tampoco haceros con la victoria sin confiar en alguien… Disfrutad de esta experiencia única que, aunque de un solo uso, os dejará con ganas de más.

Solsticio oscuro 7-9 jugadores

Una vez cada diez años los vampiros se reúnen en una población norteña en el día más oscuro de Yule, cuando la noche cubre el mundo durante 20 de las 24 horas del día. En esta velada se decide cómo lidiarán con el ser humano a lo largo de la siguiente década.

La próxima Gran Reunión, como se denomina el acontecimiento, tendrá lugar en el club No Wine (Nada de Vino), regentado por uno de los asistentes y ubicado en una localidad turística de Escandinavia. Los asistentes dan por sentado que las negociaciones serán tensas, puesto que el ser humano ha evolucionado con la llegada del siglo XXI y cada vez resulta más difícil alimentarse de estas criaturas. La sociedad de los vampiros se encuentra dividida en dos grandes frentes en lo que al trato con los mortales se refiere: los partidarios de la dominación y los partidarios de la coexistencia. Aunque abundan los vampiros que se mantienen neutrales en esta disputa, la tensión entre las facciones aumenta con cada noche que pasa.

Este no es el único motivo por el que los nervios parecen estar a flor de piel antes de la reunión, puesto que ha comenzado a circular el rumor de que un miembro de los ancestros ha abierto los ojos. Estos vampiros, poderosos entre los de su propia especie, han vivido durante más de un milenio y pasan años ocultos debido a los riesgos derivados de sus propias habilidades. ¿Qué puede haber sucedido para que uno de ellos despierte?

El inicio de la Gran Reunión está programado para la medianoche, pero una terrible ventisca azota los alrededores una hora antes de que dé comienzo la velada. Los humanos no son los únicos que sufren las consecuencias del temporal, puesto que muchos vampiros se han visto inmovilizados. Dejando a un lado el frío, las precipitaciones y el agua que fluye hacia los desagües obstaculizan los movimientos de estos monstruos. Tan solo los vampiros más poderosos, como los principales responsables de ambas facciones, conservan su libertad de acción en estas circunstancias.

Aquellos que a las doce en punto acuden al club No Wine y muestran la moneda de oro que les granjea el acceso a la reunión son: el Conde (cabecilla de los partidarios de la coexistencia), su mayordomo, la Dama (cabecilla de los partidarios de la dominación) y el Cardenal. Este último no se encuentra afiliado a ninguno de los grupos y se ha ofrecido a mediar entre ambos.

Aunque las negociaciones podrían haberse iniciado en ese preciso instante, ambas partes han convenido en aguardar la llegada de sus segundos al mando. El Barón (segundo al mando de los partidarios de la coexistencia) goza de una gran popularidad entre los miembros de su bando. El Rey de la Podredumbre (segundo al mando de los partidarios de la dominación), por el contrario, acaba de traicionar al Conde para unirse a sus rivales en la disputa por el control de la especie humana.

Media hora después de que los primeros invitados tomen asiento, dos vampiros neófitos, hasta el momento desconocidos, hacen su aparición.

—Hemos encontrado un cadáver carbonizado bajo un montón de nieve en el aparcamiento —declara una joven.

Los cabecillas de ambas facciones intercambian una mirada de odio, intuyendo que podría tratarse del socio que aún no ha hecho acto de presencia. 

La Orden de los Cazavampiros está al corriente de la reunión —añade una figura con cresta que acaba de entrar por la puerta—. Quizás hayan logrado infiltrarse…

Las habilidades de los vampiros superan con creces las del ser humano, pero sería una locura bajar la guardia ante los hombres que les dan caza: ¿a cuántas criaturas de la noche habrán destruido de este modo?

La ventisca vuelve a arreciar, por lo que los vampiros más jóvenes solo podrán acceder al club una vez que la tormenta amaine. Debéis descubrir si el vampiro destruido es el Barón o el Rey de la Podredumbre, y localizar a su asesino antes de que el resto de los asistentes llegue al local.

Bajo la luna azul 6-7 jugadores

Italia, mediados del siglo xx. La ciudad siciliana de Alba, cercana a Mesina, está bajo el control de la familia Rosa Nera. A lo largo de los últimos cincuenta años la organización mafiosa ha protegido a los 30.000 habitantes de la localidad de los clanes rivales, lo que ha generado un ambivalente sentimiento de odio y respeto entre los habitantes de la región. No obstante, la afección cardiaca del jefe y las disputas por decidir quién heredará el liderazgo de la familia se han convertido en motivo de incertidumbre.

En noviembre de 1962, el jefe de la Rosa Nera decide celebrar una cena con el fin de reunir a los miembros más destacados de la familia. Tan pronto como anuncia que desea hablar con ellos, no tarda en extenderse el rumor de que se dispone a anunciar públicamente quién será su sucesor. La velada, que se convoca para el día 22 del mismo mes, está programada para las nueve de la noche y reúne a los cuatro miembros más destacadas de la familia: el hermano pequeño del jefe, la señora (esposa del jefe y madre de su hijo), el capo (segundo al mando de la organización) y el oráculo (mujer de confianza del jefe y, según las habladurías, también su amante). Sin embargo, dan las nueve y no hay señales del anfitrión. Los asistentes inician la búsqueda, tras lo que la señorita de compañía que había acudido a la mansión se une a sus esfuerzos.

Después de unos momentos de incertidumbre, el grupo localiza al jefe en el garaje de la mansión: la sangre le mana de la cabeza y no muestra signos vitales. Por extraño que parezca, no había nadie más en la estancia… a excepción del hombre que la familia había inmovilizado aquel mismo día atándolo a una silla.

Debido a la importancia de la velada, la casa ha estado estrechamente vigilada a lo largo del día: cualquier entrada y salida del personal ha sido anotada en los registros. También hay constancia de que el jefe seguía vivo a las siete y media de la tarde, tras lo que nadie ha abandonado los terrenos de la mansión. El personal de servicio y los guardaespaldas han estado atareados con los preparativos y la vigilancia de la reunión, por lo que todos ellos cuentan con una sólida coartada… ¡El asesino está entre vosotros!